Hace algunos años científicos americanos descubrieron que los adipocitos, las células que almacenan la grasa en el organismo, son más sensibles al frio que el resto de las células que los rodean. Este es el principio de la criolipolisis, la destrucción de células grasas mediante frio.

 

La criolipolisis no es un método para adelgazar, aunque combinado adecuadamente con dieta y ejercicio, puede ser un excelente medio para recuperar la figura perdida en casos de sobrepeso. Permite eliminar de forma selectiva acúmulos de  grasa antiestética: la cartuchera que nos molesta o el “michelín” que no hay forma de quitar. Especialmente indicado cuando el peso es normal o, sencillamente, no deseamos adelgazar pero queremos perder esa grasa que nos molesta. En definitiva, es un excelente método no invasivo para eliminar acúmulos grasos en aquellos pacientes que no desean cirugía.

Indicaciones

Acúmulos de grasa subcutánea en flancos, cara interna de las rodilla, abdomen, muslos, zona trocantérea (cartuchera), zona subescapular.

Procedimiento y aparatología

El procedimiento consiste en aplicar selectivamente frio al tejido adiposo. Para ello, el dispositivo aplica un sistema de vacío en la zona de tratamiento que colapsa los vasos sanguíneos. A continuación comienza a bajar la temperatura del tejido. La congelación produce apoptosis (muerte celular) de las células grasas, adipocitos, que serán progresivamente eliminados por el organismo (sistema linfático). La eliminación de adipocitos (un 20% en una sesión) produce una reducción del panículo adiposo, visible a partir de la cuarta semana tras la realización del tratamiento. El resto de las células no sufren daños. Como la pérdida de volumen es progresiva, el procedimiento no provoca flacidez cutánea. El sistema, CoolTech®, es exclusivo de uso médico por la baja temperatura a la que trabaja.

Efectos secundarios

Es posible que aparezca un enrojecimiento moderado en el área tratada. Esto puede durar unos minutos o unas horas. También puede aparecer algún hematoma localizado, que desaparece en poco tiempo. Algunos pacientes experimentan una sensación de hormigueo o adormecimiento de la zona tratada, que puede durar de 1 a 3 semanas.

Contraindicaciones

Enfermedad de Reynaud u otras enfermedades relacionadas con el frio (crioglobulinemia); enfermedades cutáneas o sistémicas graves.